Make your own free website on Tripod.com


1958: ¡Defe campeón!:
Defensores 2

Dusio
Malagrino Lebán
R. Borlenghi  P. Dzieczul  R. Chiti
R. Alegre  L. Ojeda  E. Saliadarré  M. Cardoso  F. Ruffa

De Lorenzo  Ramírez  Costa  Rocalbuto  López
Vázquez  Rodríguez  Masseratessi
Ferreire  Ríos
Pintado
Sportivo Palermo 0


Cancha: Platense
Goles: PT. 12' Cardoso. ST. 14' Ojeda.
Comentario: Defensores, la vieja entidad del tradicional barrio que nació en una noche de inolvidable carnaval y corso de Cabildo  a principios de siglo, retornó a Primera División "B" luego de cuatro años de permanencia en segunda.
Tras una intensa y meritoria campaña, constituido definitivamente con su actual nombre, tuvo su primera cancha en Blandengues y Vilela, afiliándose en 1911 a la Ex Asociación Argentina de Fútbol... luego en 1912 pasó a ocupar sus actuales instalaciones.
La satisfacción del ascenso costolé, sin embargo, ingente labor pues Sportivo Palermo evidencio mejores recursos técnicos y durante la primera etapa ejerció marcado predominio que no cristalizo por el exceso de combinaciones de sus delanteros y también en crecida medida, por la firmeza de la extrema defensa del ganador. Solo al final del cotejo Defensores hizo prevalecer su pujanza y mayor sentido práctico para el ataque.
Festejo con incidentes: Una vez finalizado el match una turba de muchacho invadió la cancha portando cartelones y largas banderas. Tras arrebatar las camisetas de sus favoritos, acompañó a estos en la ya tradicional vuelta olímpica, ante entusiastas aplausos de los demás espectadores. Pero todo este clima de fiesta trocosé inesperadamente en mayúsculo desorden cuando cerca del túnel se vio a un jugador de Sportivo Palermo trabarse en riña con un grupo de espectadores. Bien pronto la lucha se generalizó en diferentes grupos pudiendo apreciarse cobardes agresiones en masa contra personas sujetas entre varios e imposibilitadas por ello a defenderse.
A todo esto los jugadores habían abandonado ya la cancha, pero las reyertas continuaron largo rato sin que la policía, apostada en regular numero fuera llamada a intervenir. Finalizó así, con un espectáculo de bochornoso salvajismo... que desgraciadamente va resultando normal en la cancha.

HistoriaPágina principal